Tuesday, May 22, 2007

felicidad famélica

_






la ciudad de méxico discurre entre la realidad y la fantasía; mundo de yuxtaposiciones donde entidades cuerpo-rostros buscan realizar y satisfacer sus más excéntricos deseos; es gran contenedor de historias, de frustraciones, corazones rotos, placer, dolor, felicidad, tristeza, dicha y agonía. si la miras de lejos parece un océano de luces; mar que todo disuelve y sumerge en recónditas e inasequibles profundidades, en recuerdos que sólo ella guarda transfigurados en lama acumulada sobre las oscuras paredes de la catedral. todo es posible aquí, lo imposible. inerte tierra de inusual fertilidad contradictoria, la ciudad, la gran ciudad (25 millones de habitantes no es poco), de grisáceos contornos, pinta los atardeceres de morado amoniaco, sílices y verdes nacarados. espectáculo espectral: ópalos fantasmas, jardín de muertos.

camino de noche de regreso a casa. hace fío húmedo de lluvia, frío que entra al cuerpo y provoca espasmos trémulos inevitables. es la hora de mayor desplazamiento de gente, animales que imaginan ser parte de la especie más desarrollada (qué ilusos) regresan a su casa-hastío con desdibujadas miradas y ojeras negras. yo camino y observo, y me llama la atención la estentórea risotada de dos niños en harapos que juegan en la calle, se devuelven empujones, carcajadas y abrazos. felicidad inusitada, sin esperanza ni porvenir, felicidad famélica: ojos con lágrimas de risa que no esconden las de dolor. realización inédita, inmediata, real.


_

17 comments:

anonim/a said...

Diariamente
al caminar por las calles
observo parir a la ciudad
criaturas monstruosas,
gigantes gatos,
larvas que nacen en mis ojos.
En mis noches hay recuerdos
grabados, blasfemias
de una mujer al arte,
poetas que padecen
de lepra en el alma,
hay soledad y muerte

anónim/a said...

Es de Iñaki I. Besos, Peka

Andrea said...

Me gusta lo que has hecho, es muy muy descriptivo y las imágenes que presentas son clarísimas, son poesía.

Me gusta mucho como escribe Sr. King

(Por cierto le dejé un comentario de respuesta en mi blog)Saludines.

pk said...

y quién es iñaki i, anónima?

gracias por la flor, andrea, y sí, ya leí tu respuesta. veré qué onda con ese link y si no puedo bajar la serie entera te busco para que la veamos. saludos

El yuste said...

pa los famélicos, leche caray!

ya no te conectas al msn?

pk said...

las fotos son de aquí, donde, además, hay otras muy buenas.

pk said...

hey, monkey! más bien pa' ti: tu lechita y a dormir!

y no, ahora tengo bloqueado el msn, pero igual me conecto los findes. abrazo, nche' chango. y ya saca tu bló de nuez.

TEO said...

BUEN TEXTO Y BUENAS FOTOS, PEKA. CON ESAS IMÁGENES SÍ PARECE LA CIUDAD DEL FIN DEL MUNDO, ME PREGUNTO SI SERÁ POR ESO QUE TE GUSTARON.

NOS VEMOS.

Anonymous said...

porque las grietas de las calles se acumulan bajo los pies
y en medio de la multitud
como quien no quiere la cosa
levanto mi mano derecha con el puño cerrado
y disparo un aullido en lo profundo
desde lo hondo del bosque personal y secreto
desde el invisible y ficticio amasijo
de árboles
ventanas
luces de neón
como un gringo de los cincuentas resucitado y militante
que descubre que ya no existe Barcelona
y el sur de San Francisco es una bola roja
en las guías turísticas
y el peyote ha sido incorporado
a las enciclopedias historiográficas
/
anido en cada piedra del camino
en cada mota de polvo
cada ladrillo
y sigo con la mirada el silencioso vuelo
de grito que se abre al mundo
como una rosa roja
como una rosa negra
y resplandece frente a mis gafas
con un calor de tierra en celo
/
con una mirada cómplice
el humano de al lado sonríe
frente a los carros de la policía
e impávido tramita su cupo de alegría

...

Tamara Blue said...

qué buenas fotos, y que texto!!!! así es la ciudad de méxico...cautiva, enamora, hechiza pero yo la veo con respeto y mejor la disfruto de lejitos.

El Negro said...

Pk, buen texto, Roberto Boaño en su poemario, hasta ahora el único que conozco, el perro romántico, habla de esta ciudad en donde pasó tanto tiempo, curiosamente recuerdo mucho el adjetivo famélico.

Tamara,cuando vengas yo te ayudo a enfrentar a esta pinche ciudad.

Angel y Demonio said...

Me encantaron las fotos!! Me recuerda la visión que tuve desde el avión al llegar alla ... un mar de luces en oleadas. Me gustó tambiénla descripción, te dejo un eso. :)

alonso ruvalcaba said...

a mí me gustan mucho las líneas del primer párrafo que van del si la miras a catedral; es, creo, lo menos asible del texto.

abrazo, pk

Guillermo said...

Mr. King me gustó mucho este post. Creo que todos los que vivimos en el Distrito Federal nos sentimos identificados por una de las muchas imágenes que se encuentran en tu post. Buenas fotos. Saludo-tes.

pk said...

pues más o menos, querido teo, algo de apocalíptico tienen, sin duda, y sí, quizá fue por eso que me gustaron. te mando un abrazo fuerte (e insisto: ya quiero ver ese blog!)

y ese poema, anónimo, es tuyo, o de quién?

qué bueno que te gusten, tamara. y sí, se requiere un cierto espíritu para vivir aquí: la fuerza necesaria para trabajar diario con el amor/odio por esta ciudad. bienvenida y pasa cuando quieras.

no mamut, 'nche negro, deja a tamara, que seré yo quien la pasee -aunque siempre será ella quien decida-. algún día pregúntale a teo lo piensa de bolaño; a mi hay cosas que me gustan de'l. te mando un abrazo.

querida ayd, ven de nuevo, pues, para que revivas estos paisajes y aventuras chilangas. y yo también te dejo un aquello. (je, ve tu comento: faltó la be)

qué bueno verte por acá, mi alado amigo. curioso eso de lo "no asible" del texto. abrazo

y sí, memo, creo que más allá de la gran diversidad que existe en la ciudad, sí existen algunas vivencias compartidas.


saludos a todos/as.

Swirlies said...

A mí me gusta observar a la ciudad como mi naturaleza. Porque no he sido críado mas que en pavimento gris y luces de ciudad.

De alguna forma, resultamos ser tan dependientes de ella...

pk said...

sin duda, niño. somos simbiosis con ella.