Tuesday, December 23, 2008

tres wakefield

1. nadie se acordará de ti después de tu muerte. posiblemente los amigos que te sobrevivan; quizá tus hijos. después nadie. en pocos años todo lo que vivió tu ser será reducido, si acaso, a un breve escrito, que se encuentra en algunas bibliotecas electrónicas. pocos años después, ni siquiera eso. el olvido es el páramo y el destino de toda vida. eso a mí me reconforta: hoy puedes hacer-te como realmente quieres, como deseas ser; puedes ser cabal o hijo de puta, amigo o enemigo, pacifista, guerrero, hombre, mujer, lo que quieras; mañana no estarás en el recuerdo de nadie.

a wakefield le pasó esto en vida; buscó verse morir: un día salió de su casa y decidió borrar su existencia en los otros, en especial en su feliz esposa. a los diez años de exilio de su propia cotidianidad, había logrado su objetivo: wakefield estaba muerto. su esposa se volvió una viuda resignada y fiel: jamás tuvo otro enamorado. diez años y todo había cambiado, excepto el olor del fuego prendido en la chimenea de aquella vieja casa londinense. en ese tiempo la viuda sufrió, se enfermó, estuvo en su lecho de muerte, y un día, comenzó a mejorar. pronto salió a las calles y reinició su vida. quizá por eso, aquel que me contó esta historia dice que es peligroso abrir grietas en los afectos humanos, porque se cierran con mucha rapidez.

diez años después, un día de otoño en que la lluvia golpeaba fría, wakefield, hipnotizado por el fuego prendido dentro de su casa, sin poder detenerse entró por la puerta principal y desembocó en una sala en la que lo hacían muerto. la esposa se lo quedó mirando. sus ojos de sorpresa no rebasaron su mirada de resignación y desacuerdo. no le preguntó nada. a los dos días, ambos yacían muertos en su cama. parias del universo, nos acordamos de wakefield porque todos somos él: ya nos olvidaron.

2. si mañana todos son wakefield la sociedad se colapsa. si los deudores dejan de pagar su deuda, si los educandos, de ir a la escuela; si se abandonan los puestos de trabajo, si la policía se encarga de sí misma y si los tímidos y los callados ponen bombas, habría un cisma escandaloso, brusco y sangriento. hace pocos días nos enteramos de un fraude histórico. todas las bolsas importantes temblaron porque el epicentro estaba en wall street. estratagema madoff implicó la venta y reventa de un dinero vacío, de nada muy cara, muy costosa, que sólo enriquecía a una persona y a sus empresas. es la tomada de pelo del siglo, al grado que los cerdos más gordos gritan por mayor regulación y transparencia sobre un mundo que hicieron suyo, como premios para la pura tranza. consecuencia de juegos donde wakefield es una cuenta inexistente, una empresa que desaparece, una transacción más.

deja de pagar tus tarjetas de crédito, que no depositen tu sueldo en el banco, que ninguna operación sea hecha: hagamos cimbrar al sistema bancario. que nadie page en las tiendas de autoservicio, robemos todo; que no se pague el teléfono, ni el predial, ni la luz. que nadie pague sus impuestos: hagamos temblar al estado. siempre son pocas las horas, estamos sólo a un paso para que todo se derrumbe y comience de nuevo.

3. una maravilla del hombre es que siempre ha sido un ser inconcluso. desterrado de la naturaleza, o independiente de ella gracias al trabajo, el hombre es un ser curioso que está en constate recreación de sí mismo. los últimos cinco siglos han sido sorprendentemente revolucionarios, y asombra la forma de aceleración que tiene un clímax en el siglo veinte y fuerte explosión en los últimos cincuenta años. es admirable la velocidad de la integración de cada vez más mundo (más hombres, más tierras) al proceso de acumulación de las riquezas, monopolizadas en pocas manos. el hombre hiperteconologizado es un hombre hiperintegrado a la red de las relaciones de producción. pero sigue siendo un ser inconcluso.

estamos irresueltos, ante un abismo hambriento que ahora desea consumo. ya lo habían dicho: el mundo es una producción de sentido, de valor. cuando ese valor no le pertenece a quien lo crea, transmuta y se voltea ajeno a su propio creador. mundo ajeno, peligroso, que no se reconoce en reflejo alguno; que se invierte en una posibilidad de propiedad, de ser poseído por medio del dinero, otro fantasma, valor ajeno. el consumo es la ciega necesidad de mundo, de ser, hecha un poder insaciable que te exige comprar más y más sudor ajeno.

dejar de hacer, ser un inútil. así se pinta el nuevo wakefield. no servir, no usar y no pagar. el mundo no está afuera, ni adentro: afuera es sólo el reflejo del adentro y al mismo tiempo adentro es una consecuencia del afuera. el mundo es sólo un momento, que también eres tú, momento que pasa y acaece. nada importa en el movimiento del olvido incesante, sólo el hoy. ¿estás listo para ser un wakefield?

15 comments:

D said...

Qué buen texto. Fue un respiro fresco, ya lo necesitaba.

Primero lo odioso. Dos errores. Al final del párrafo que comienza el tercer punto: es un hombre hiperintegrado. Luego al inicio de ese párrafo: siempre ha sido un ser inconcluso, aunque tal vez sí quisiste decir inconcuso. Eso le daría una vuelta interesante.

El peligro que corremos, aun los que sabemos que estamos en el limbo, a punto de comenzar algo nuevo, es creer que el clímax ya pasó y ahora vivimos las innumerables consecuencias. El siglo que viene promete cosas peores, y nosotros somos los que no verán su fin. Veremos días en los que en cualquier rincón de África matarán un millón de tutsis, en Asia la tierra tragará ciudades enteras, y en la América latina nos faltará sangre fría para comprender por qué los cielos no se oscurecieron. La verdadera pregunta no es cómo evitar ese caos (cómo arremeter contra el olvido), sino si acaso de ese mundo nacerá una política radical emancipatoria.

Desde los noventas, el capitalismo multicultural ha llegado para quedarse. Hoy ya se ven muchos síntomas de su enferma danza de incesante y furiosa reinvención material, y lo peor es que sólo podemos aspirar a una tregua temporal. Contra las políticas del liberalismo económico que presumen ser pragmáticas y no ideológicas hay que adoptar bastante locura. Ese es el verdadero escape de la verdadera ideología. Hasta entonces, los fantasmas seguirán sometiéndonos cruelmente.

Nosotros, los que sabemos que sólo existimos nosotros y lo que hacemos, debemos comenzar de nuevo.

D said...

Quise decir emancipadora. Se cruzan los lenguajes.

Swirlies said...

Sólo quiero decir que cualquier punto que me sea posible rebatir queda corto frente al desequilibrio que me has dejado con tu texto. Es, en serio, todo un golpe.

Eratóstenes Horamarcada said...

Creo que, aunque haya más diferencias que semejanzas entre ellos, por nuestras calles pasan todos los días, todas las horas, contingentes de "Wakefields", que comparten esa tristeza íntima fundamental.

¿Habrá sido Madoff un Wakefield con un estilo más irónico de expresar el mismo sentimiento de "no ajustarse al mundo"?

Feliz navidad.

El Universo ya está P said...

No conocía nada de lo que relatas en tu post. Sin embargo, las ganas de abandonarse están siempre presentes. Quizás lo hice ya.

Es probable, porque no me encuentro en la vida que vivo. En cualquier caso de haberme convertido en un wakefield ha sido sólo mental, porque sigo aquí. Como dice Laura Pausini "Como si no nos hubiéramos amado" (esto lo puse porque es necesario para mi hacerlo, no porque se relacione contigo, aunque, es probable que yo te amase, quizás en una de esas vidas paralelas que -por suerte- existen.

Un beso, y me sentí como bien al leer tu post. Y eso que hoy me he sentido como las gueas todo el día. Bueno, llevo como dos meses o 30 años sintiéndome como las gueas. Asi es que tu post lo agradezo infinitesimalmente.

Mas besos.

La machincuepa said...

mmm, como que W es una mezcla entre Camus, Sartre y Niurka, ¿no?

Swirlies said...

if you wanna see it that way, for sure.

Erranteazul said...

Claro. El problema es que el miedo, la timidez y la indiferencia son, a pesar de todo, tan grandes, que la soledad sería mi destino, lo cual no importaría y menos el olvido, si algo realmente pudiera contribuir. En cambio los cerdos esos no están solos. Ellos nunca están solos.

Acaso ya sea un wakefield y no me había percatado.

Un 2009 chingón pa ti.

el juntacadáveres said...

recuerdas que comentaste haber estado a punto de llamar a la armas... pues que te digo, esto es casi lo mismo...

demasiado transgresor en definitiva, no sé hasta dónde podría yo intentarlo, pero bueno para sujetos marginales como nosotros debiera ser mucho más fácil...

abrazos...

cuándo reventamos¿?

campanilla said...

no hay cojones !!!!!

Atus said...

¡Potente, pk! ¡Potente!
Me parece que es un partido que se juega en dos estadios distantes (digamos el Ázteca y el Monumental de Santiago, por materializar) de forma simultánea y asociada, esto es, las acciones de uno repercutirán en el otro. Los equipos necesitan goles para ganar, sin embargo, no hay posibilidad: los arcos están siempre en el estadio que no es el mío.
Yo voy por la firmeza. Por lo inconcuso. Aunque duela como condenado.

Eva Villaseñor said...

feliz año Pablo
pásatela chingón
beso

20Th Century Boy said...

deberia hacer lo mismo, pos que chingaos.

pk said...

querido de: corrijo eso ahora mismo. sobre todo porque, aunque a atus le guste, aquí el sentido es precisamente inconcluso... me gustó mucho tu comento: la locura: comenzar de nuevo. eso! abrazote y beso.

swirlies mío, ciertamente me cachaste. ya lo han dicho: el placer del texto es ese que se crea cuando ya no es el texto el que vuela, sino quien lo lee. abrazos y besos.

eratóstenes: bienvenido a este blog. en efecto, puro wakefield por todos lados. por eso hay que atender lo que ya señaló de. salud!

universo p...: igual, bienvenido/a. yo agradezco que lean, que comenten, que sigamos usando estos canales anónimos como vehículos del wakefield que somos. lol. otro beso.

machincuepa: niurka? wow. qué halago!

campanita: otra vez aquí?

queridísimo errante: feliz año. hay veces que dudo más de lo que escribes, a lo que en verdad "puedas ser". solos estamos todos, el asunto quizá sea cómo recuperarnos. te mando un arbazote.

mi querido junta: vaya pues un abrazo armado de regreso!

amigo andino: es grande la lucha que prefieres. el sentido de inconcluso, sin embargo, refiere al hombre como historias, como varias historias, como proyectos. lo que no contraviene nunca la cabalidad, la entereza y la búsqueda por esa firmeza. vayan abrazos hasta allá, querido atus.

evita: besos más. muchos.

20th: hágalo, carajo, por qué no!

Anonymous said...

:)