Thursday, May 21, 2009

de llorar




llorar en ese momento íntimo en el que ya no hay nadie o llorar sobre un hombro —de los pocos posibles para hacerlo— por la vida, por la muerte, por nosotros. llorar por no encontrar algún sentido, por tenerlo, por buscarlo inútilmente, por perderlo. llorar por los años, por los bailes que jamás serán repuestos. por los amores de ayer, de anoche, de mañana. por la insulsa levedad que nos arrolla; por los días anodinos o por el silencio de los dioses. llorar por los amantes que revuelven la conciencia y que confunden; por las noches de locura desatada, por la cruda, por el miedo, por el ansia.

llorar siempre, hasta el cansancio, hasta dormir agotado y ya vacío. llorar por los tuyos que han partido y por tu muerte dolorosa. llorar en las noches sobre la cama, sin que nadie escuche sin que nadie sepa; desarmar el cuerpo y las entrañas, corroer la cara con las lágrimas saladas, con los mocos, con la mueca de la sonrisa herida, con las manos apretadas en el rostro, con la espalda destrozada y torcida, con la pena del silencio acumulado.

llorar con ese ruido tan molesto de animal adolorido que respira entrecortado, el ronco sollozo inigualable, el ridículo mugido en la garganta. llorar esta tristeza tan profunda que duele en el pecho como agujas, que punza en los ojos como aceite, que arde en las manos como historia. llorar y al día siguiente, con los ojos hinchados y el alma pesarosa más tranquila, salir a la calle sabiendo que estás vivo.

13 comments:

Fausto said...

Justo hace unos días me di el chance, como quien se deja llevar o quien sale de viaje sin planearlo. El resultado fue mejor de lo esperado. Creo que necesitaba llorarme para saberme...

D said...

Yo conozco otro tipo de llanto, el que aparece cuando, después de tanto tiempo, por fin logras reconstruirte, sanar profundamente, y se te desborda el llanto porque te das cuenta de que has aprendido a desear de nuevo y ahora hay algo que vale la pena. Entonces puedes llorar por horas y sin tregua porque sabes que no te destruye más.

Muñoz said...

Llorar debe ser una forma de ser bello. Por eso siempre entendido a la belleza como un seguir deseando más de este mundo.
El coro final de la Resurrección de Mahler canta con una devoción y certeza inefable lo siguiente:

Sterben werd'ich, um zu leben!
Aufersteh'n, ja aufersteh'n
wirst du, mein Herz, in einem Nu!
Was du geschlagen
zu Gott wird es dich tragen!

(Moriré para vivir!
Resucita, sí, resucitarás,
en un momento, corazón mío.
Todo aquello con lo que te has batido
te llevará a Dios)

Si de llorar hablamos, venga Mahler también.

Julio César Toledo said...

Hay dos textos sobre el llorar que me hacen llorar: "lloraba", de Pizarnik, en la condesa sangirenta y un huapango que se llama precisamente así "el llorar". Mando abrazo provicional, pues me debe la charla esa sobre mi librito.

t. said...

sabiendo que estas vivo,
deseando estar muerto...
Gracias por todo mipa.

YKR said...

Llorar salva. De qué? No sé. Acaso de volvernos autómatas.

Un abrazo amigo.

Pd. No pude abrir el link de la influenza.

pk said...

querido fausto, ya lo dijo ícaro: llorar nos salva... además nos regresa a ese estado único y solitario en el que realmente vivimos.

qué rico ese "otro tipo de llanto", muy querido de. llorar como resultado de la renovación, del comienzo. te mando un abrazo y un beso fuertes.

muñoz: gracias por traer a mahler, y la resurrección después del llanto. abrazo!

mi buen julio: trae a pizarnik, por favor, y esos sonidos veracruzanos.

t., ya lo sabes: por siempre, vivo o muerto: i'll be there. gracias a ti. te quiero.

querido ícaro, estoy de acuerdo, llorar nos salva y nos recupera... luego te paso el link. va abrazo.

Erranteazul said...

Mi PK: Aún lloro por tu llanto, pero me salva su realismo, contundente y amoroso. De hecho, me trajo otra sensación, quizá inveterada, pero para mí inédita!

Y cuando la mirada se dirige al azul cobalto del mar, encuentra que se refracta hasta formar un arco iris. Lágrimas dintel, anunciando la entrada a un nuevo y colorido mundo. Lágrimas cristalinas absolutamente. Lágrimas desconocidamente bellas.

Abraxo!

Anonymous said...

In this great future, you cant forget your past;
So dry your tears, I seh.

Rodrigo Márquez Tizano said...

a todo dolor suscribo el desafane:

¡Profundos goces del vino! ¿Quién no os ha conocido? Cualquiera que haya tenido un remordimiento que sosegar, un recuerdo que evocar, un dolor que ahogar, un castillo que construir en España, os ha invocado, dios misterioso oculto en las fibras de la viña.

Del vino y del hachís, 1851


Un abrazo.

t.

por cierto, vinos ya.

Iván said...

Llorar,hace tanto que no lo hago. Lo ahogo,no me he dado el permiso.Hoy,ya no recuerdo porque lo detengo. No sé, algún día me daré el permiso, espero.

Abrazo mi querido amigo.

Beta said...

que bonito tenerte cerca y disfrutarte en vivo y a todo color asi como en Blog..jijiji

Donna di malaffare said...

muy bonito post !! definitivo eres my king :P

te espero en mi blog

saludos