Monday, August 18, 2008

breve nota

hay un parto, es la ruptura de la noche eterna donde nace la luz, la siempre estruendosa y agresiva luz. es el acontecimiento en donde las tinieblas hacen tiempo y espacio, como canta william blake en su first book of urizen:

times on times he divided and measur’d
space by space in his ninefold darkness,
unseen, unknown; changes appear’d
like desolate mountains, rifted furious
by the black winds of perturbation.

(que podría ser traducido así:
los tiempos dividió en tiempo y midió
espacio por espacio en sus cerradas tinieblas,
invisible, desconocido: las mutaciones surgieron
como montañas desoladas, furiosamente destruidas
por los vientos oscuros de las perturbaciones.)

el parto doloroso en el cuerpo de la ausencia es el nacimiento del universo. pero la presencia sólo existe en un eterno paso que al instante desvanece. es inasible, viene, va, muere y sigue. sólo pasa. corre indiferente y sin sentido, con o sin nosotros, siempre nueva, siempre ahora.

pensamos que la ausencia es la pérdida de algo que se tuvo, o que pudo tenerse. pero en realidad es el constante rostro del dolor que provoca un pequeño resplandor. la vastedad del universo y la soledad del hombre refieren a la ausencia porque de ahí vienen y ahí terminan. la presencia duele porque aspira a regresar a las tinieblas, añora el origen que sólo se alcanza con la muerte. así lo escribió gil de biedma:

no sé cómo explicarlo, es
lo mismo que si todo,
lo mismo que si el mundo alrededor,
estuviese parado
pero continuase en movimiento
cínicamente, como
si nada, como si nada fuese verdad.
cada aparición
que pasa, cada cuerpo en pena
no anuncia muerte, dice que la muerte estaba
ya entre nosotros sin saberlo.

14 comments:

Anonymous said...

este blog decae...

Anonymous said...

Y a tu entender, por qué decae?

Iván said...

a mi entender

"pensamos que la ausencia es la pérdida de algo que se tuvo, o que pudo tenerse. pero en realidad es el constante rostro del dolor que provoca un pequeño resplandor. la vastedad del universo y la soledad del hombre refieren a la ausencia porque de ahí vienen y ahí terminan. "

No entendí...

Abrazo estimado

nalgador sovo said...

tons cómo entender esto? "pensamos que la ausencia es la pérdida de algo que se tuvo, o que pudo tenerse. pero en realidad es el constante rostro del dolor que provoca un pequeño resplandor".

Algo así como que la ausencia es la presencia de lo que se perdió?

Bueno eso digo, no?

pk said...

querido iván, cierto problema el de las notas: cuando se presentan solas pierden fuerza. antes de ésta, aparece la siguiente:


todo se pierde en el oscuro cuerpo de la ausencia, en cada día que pasa, en cada tiempo, en las historias y sus hombres. caminamos sobre una tierra que se sumerge en el olvido, casas sobre casas y de las primeras casa nada. por eso yanis ristos, gran lector de pablo neruda, escribe sobre la “forma de la ausencia” lo siguiente:

"al atardecer, cuando al cerrarse los jardines públicos,
vuelven los niños a sus casas,
vienen siguiéndolos, en una hilera muda, invisible, la niñitas muertas,
pálidas, sus cabellos deslustrados…"

niñitas muertas que llegan a la casa de los niños y se detienen en la puerta, en donde los padres escuchan un golpe y, al asomarse, no hay nadie.

los días muertos se sepultan uno tras otro. los cantos de los poetas griegos citados encuentran puentes con cualquier morador de la ciudad de méxico. aquí los edificios y los templos se erigen sobre palacios, y éstos sobre grandes lagos hoy ausentes.

la ausencia lo devora todo porque todo le pertenece. este es el punto de partida para hablar de la presencia y del dolor.


.....


y si, cuando sus lectores usuales ya no hacen presencia, un blog decae.

pk said...

y nalgador sovo, qué buen personaje!

D said...

Los anónimos tan insípidos. ¿Por qué nunca hacen un comentario magnífico, y así su anonimato cerraría el círculo magistralmente?

Escribí un comentario sobre tu post y me quedó tan largo que preferí hacerlo post en mi blog. Supongo que si lo dejo como comentario estaría violando la ley de la decencia del comentador: tu comentario no importa, sólo importa que lo digas. Escribir un comentario enorme ya sería darme demasiada importancia. Así que lo dejé en mi blog.

Saludos.

Nalgador Sovo said...

A riesgo de rizar el rizo, tons continuo con mi duda: hablando en esos términos, la ausencia es una forma de la presencia?

La manera metafórica como lo dices me suena más bien a una metáfora del lenguaje: en las lenguas vivas resuenan los ecos de sus raíces: el español que se nutre de latín, griego y lenguas vernáculas de las regiones donde se habla.

Pero si existe el dolor cuando hablamos de la pérdida, pero si esa pérdida está en el presente: ¿hasta qué punto sigue siendo pérdida y hasta qué punto ausencia? No es la presencia, en todo caso, un continuo traer al presente lo que creemos haber olvidado o perdido?

La única manera de asegurarse de que algo yace perdido, es olvidarlo, es decir, anonadarlo.

pk said...

gracias, de.
ya te comentaré con calma.
abrazo fuerte

Adrián Santuario said...

en este blog nada decae.

campanilla said...

entre todos escribiriais
toda una historia cualquiera....

pk said...

seguro que empezando por mí, campanita.

---

y no lo sé, adrián, pero sin duda tu visita pone luz en el posible ocaso de este blog

Atus said...

Como ser mitólogico le tengo a "eso" su nombre, su altar (, su anti-altar) y sus historias.
Seré sincero, pk: es una entrada difícil. Pero más difícil aún, es su comentario. Hay algo que asimila y entiendo dentro de mí, pero que se torna inexpresable. Me arriesgo a que se piense que comprendí nada - siempre es una posibilidad. Pero esta constatación a-léxica, me ratifica mi constatación más "ontológica": lo que entiendo, es un entendimiento en el más profundo ser, desde donde debe nacer esa soledad que nombras.
Para mandarte una idea más concreta... el coro final de la Octava de Mahler me produce ese sentimiento de devoración-creación universal de la soledad...

A veces yo soy un...panda said...

hay entradas que son incomentables.
Pero eso no es importante. Tampoco lo es entender aquello que ni el mismo autor comprende en todas sus partes, pero vive claramente.


En todo caso, para despuntar es necesario decaer algo...
saludos.