Tuesday, February 24, 2009

notas / adopta un niño muerto

p'al junta


hace unos días comenzó a circular por internet una iniciativa impulsada por la población judía en méxico; se llamó “adopta un niño muerto”. más allá del escándalo, del contenido mediático y de la incomprensión que la campaña ha despertado, hay que apuntalar algunos elementos importantes.

en primer lugar, la calidad de un muerto, de un niño muerto. esto no es una estrategia morbosa para sacudir a “las buenas conciencias”. invitar a los judíos a que adopten un infante palestino asesinado en esta guerra irresoluble, le propone al mundo entero que el inmensurable precio de la vida no es ajeno a nadie. un niño es un niño en todo el mundo, el futuro joven, el recién llegado, el hijo del hombre.

todo aquel que adopta a un palestino muerto expresa su desacuerdo con este conflicto e iguala la vida de los niños, de cualquier infante. el relativismo cultural está vigente. nada nos diferencia de aquellos que están siendo atravesados por balas, justo ahora que se lee este párrafo.

estas reflexiones remiten de forma directa al problema de las víctimas. las conciencias hipócritas se conmueven con las imágenes televisivas de la desgracia palestina o se emocionan por la victoria casi total del estado judío sobre los árabes. en estos días miles de correos electrónicos han llegado a los buzones con imágenes de niños palestinos muertos, bajo leyendas como “me duele tu silencio”, o con fotos que equiparan el llamado holocausto judío con la masacre de palestinos en la actualidad. estas campañas de efectos especiales lo único que hacen es atrapar al hombre mediatizado, capturan a muchas personas que viven conectados a los media y que gracias a ello son portadores de una “opinión pública” creada. campañas que promueven el “pobrecitos”, el “qué desgracia” y que vierten opiniones fáciles y esgrimibles desde la comodidad del hogar o de la oficina; es decir, desde un mundo que se propone muy lejano a aquél en donde las bombas y los misiles de fragmentación siguen cayendo.

considerar a los muertos víctimas es un mecanismo activo del poder. la seducción del mensaje radica en la lejanía y en la diferencia. por eso, la propuesta de adoptar a un niño muerto conlleva un elemento importante. no estamos tan lejos de la masacre como se piensa. cuando yo hago mío un niño muerto le digo al mundo que el valor de una vida es el mismo en todos lados. aún más, estoy mostrando que no hay víctimas ajenas, que todos estamos involucrados en la destrucción del hombre por el hombre y que la única forma de atender este asunto es viéndolo de frente. los muertos no están en palestina, los muertos somos todos.

17 comments:

el juntacadáveres said...

coincido en pleno... pero quiero que no sea algo que pase, que olvide...

espero que sea algo que cambie en mucho mis cirscunstancias...

MORGANA said...

pues el otro día fui a una concentración de a.i. para pedir el fin en México de la violencia contra las mujeres en el ámbito familiar, "el amor no es violencia".
te comento esto porqque me parece tan loco...todo, que yo pida por que para la matanza de mujeres en tu pais, que en mexico se pida por los niños libaneses...no sé si me explico, joder y porque no empezamos hacerlos desde dentro...
bueno, yo que sé.

besos, lindo.

YKR said...

Me quedan volando en la cabeza un par de dudas querido PK: a) si esos niños no son víctimas de la guerra de exterminio israelí, qué son entonces? b) La campaña adopta una niño muerto y el mensaje que señalas, se basan en el peso de las imágenes. ¿Hay algo más mediático que la imágen?

En fin, creo que no está de más aprovechar este espacio que amablemente me prestas, para dejar constancia de mi solidaridad total con el pueblo palestino.

Un abrazo para tí amigo.

pk said...

querido junta, como me habías dicho que platicabas con pech sobre el tema te escribí estas notas. supongo que dependerá de cada quien hacer que esto no pase así na' más.

--

muy querida morgana. tienes mucha razón en lo que dices. sin embargo yo no veo contradicción entre las dos cuestiones, ya hacia "adentro" o hacia "afuera". como la nota señala, un niño muerto es, al final, un niño en todo el mundo; y puede ser aquellos como iman o como los miles que en muchos lugares de méxico mueren por enfermedades curables. es ahí en donde la decisión se vuelve individual: cada quien debe elegir su lugar desde el cual ejerce su resistencia o su lucha...

te mando un beso

pk said...

querido ícaro,
el problema de la victimización al que hago referencia es aquél relacionado con las mismas telarañas del poder. cuando se promueve el "pobrecitos", desde las dinámicas de la diferencia y la lejanía (procesos ideológicos que no permiten hacer conexiones como la que señala morgana: que, por decir algo, en méxico mueran de cólera y gripa cientos de niños; o que no se vean todos los casos de asesinatos urbanos producto de la delincuencia organizada y el narcotráfico). es decir, el asunto radica en la colocación de estos niños en una casilla donde pareciera que este pueblo indefenso muere sin poder hacer nada; circo de destrucción que desde el otro lado del planeta se observa con ojos húmedos y con esa tristeza que se desvanece tan fácil, después de un trago de chocolate caliente... me explico? ahora bien, reconozco el peso mediático de la campaña, mas no dentro del juego de creación de "opinión pública" y menos de conmoción emocional (onda aquellas que llegaban diciendo "me duele tu silencio"); no, aquí la propuesta está dirigida a un público puntual (a judíos) -y de hecho nacida desde éste- cuya acción simbólica se ejecuta y se aúna a las muchas voces de judíos indignados y enojados dentro y fuera de israel, ante las atrocidades que el estado de ese país está realizando... en fin, qué rollo me eché. va un abrazo!

Rafael Merino Isunza said...

Comparto tu reflexión, lo complejo es desmediatizar el hecho, dejando atrás el show lastimero y de víctimas, para entrar en esa compasión (budista) de ponerse en los zapatos del otro y empatizar.

MORGANA said...

claro que no hay contradicción, por supuesto, de hecho es necesario y como escribió el maravilloso Rumi
"¿Qué puedo hacer, oh musulmanes?, pues no me reconozoo a mi mismo.
No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
No soy del Este, ni del Oeste, ni de la tierra, ni del mar.
No soy de la mina de la Naturaleza, ni de los cielos giratorios.
No soy de la tierra, ni del agua, ni del aire, ni del fuego.
No soy del empíreo, ni del polvo, ni de la existencia, ni de la entidad.
No soy de India, ni de China, ni de Bulgaria, ni de Grecia.
No soy del reino de Irak, ni del país de Jurasán.
No soy de este mundo, ni del próximo, ni del Paraíso, ni del Infierno.
No soy de Adán, ni de Eva, ni del Edén, ni Rizwán.
Mi lugar es el sinlugar, mi señal es la sinseñal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenesco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno;
Uno busco, Uno conozco, Uno veo, Uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del Amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida;
no tengo otra cosa que hacer más que el jolgorio y la jarana".

a eso me referia, si somos tantos los que queremos que pare la hambruna, las injusticias, la guerra..¿por qué no para?

besitos mi lindo Pk

Aristóteles said...

Buen texto y excelente diálogo.

Es muy sencillo el camino,... Cada uno elige: A favor de la vida o a favor de la muerte.

Ser humano es estar a favor de la vida,... Aquí y en cualquier parte del mundo. De hecho, lo primero que se me vino a la mente es: ¡Vivan los niños! Alguien a gritado: Vivan las mujeres y yo me uno a esa voz. En mi blog "nuevo" acabo de anotar: El blog nos puede unir o nos puede dividir, tu decides. En todo caso, la cuestión es ¡Viva el ser humano! Es decir, estoy a favor de una vida digna para todos, empezando por el valor del respeto. Vienen dos meses que traen consigo un gesto maravilloso, marzo primaveral, con el día de la mujer, cuando en abril celebramos el día del niño. Sé que es trillada la frase, todos los días son días de la mujer y del niño (Ups, y no es comercial del IMSS, jajaja). Insisto, en todo caso pues, todos los días son días del ser humano. Ojalá sepamos aprovechar estos dos meses que vienen, que Enero y Febrero se fueron volando.

¡MUCHA VIDA PARA TODOS!

Erranteazul said...

Los muertos somos todos, es verdad. Cada niño que muere violentamente en Palestina o en Namibia, o en Irak o en Ciudad Juárez nos reduce al bestialismo, unos por acción y otros por omisión.
La indiferencia es tan cruel o más que una granada de fragmentación. Sus consecuencias muchísimo más efectivas. Apagamos el televisor o la radio o la computadora en un click.
La hipocresía de la sociedad es todavía peor. Quienes se levantan dándose golpes de pecho porque un niño ha sido asesinado, se acuestan satisfechos de haber comercializado las armas que les dieron muerte.
Hoy como ayer, niños siguen muriendo a diario, encarnizadamente. La diferencia entre entonces y ahora radica en que hoy, con todo, a my pocos importa realmente, a pesar de que la debacle esté a la vuelta de la esquina.

Toy con vos.

Swirlies said...
This comment has been removed by the author.
Swirlies said...
This comment has been removed by the author.
Swirlies said...

Y concuerdo con el post de arriba nomás con la hipocresía mil.

Nomás digo °-°

Nota: borré los dos últimos comments porque me equivoqué primero en escribir "hipocresía" y luego en poner que era el comment de abajo y no el de arriba. OH DIOS MIO NOS TRAICIONA EL INCONSCIENTE.

pk said...

gracias, querida morgana, aristóteles y querido errante. el espacio sigue abierto. la palabra continua su batalla.
abrazos

pk said...

peeech! yo encuentro hipocresía bien escrita... lol. abrazo.

teo said...

Los muertos somos todos, pk.
Me gustó el texto.
Abrazo

avería said...

hola

Anonymous said...

Amiable dispatch and this enter helped me alot in my college assignement. Say thank you you as your information.